miércoles, 9 de enero de 2013


Todo el mundo tiene un plan. Puede ser un plan de carrera, un plan de vida o simplemente un plan para salir del atolladero. Pero hoy quiero presentaros a uno de los grandes amigos de un emprendedor. El Plan de Negocio.

Ninguno de nosotros es vidente, ojala… por lo tanto no sabemos qué pasará una vez que nos lancemos a la piscina. Según esa idea que tuvimos puede que la piscina sea un oasis de aguas tropicales con sus lindos pececitos nadando a nuestro alrededor. Pero puede que la Realidad le guste darnos una nueva bofetada y ver que esos lindos pececitos son auténticas pirañas que nos devorarán sin la más mínima compasión. Y he visto en documentales que no son compañías recomendables para nadar.

Por lo tanto, ¿Qué podemos hacer para evitar este sangriento encuentro?… Hacer el PLAN. Los hay esquematizados, complejos como la física cuántica, que cubren cada mínimo aspecto… y después está el plan de negocio tipo… MI PADRE.

Mi padre se ha dedicado toda la vida a la hostelería y restauración y él tiene esta técnica que es relativamente sencilla para calcular la viabilidad de un bar o restaurante. Si de una botella de ron saco  9 cubatas y le incluyo el gasto del refresco… cuantos cubatas tengo que vender para pagar los gastos  (Alquiler, stock…etc.). Esa cantidad la divido entre los días de apertura del Bar. Yo le preguntaba porque no contaba con otros productos como los cafés (que son una de las cosas que más margen da en un bar), refrescos, aguas… etc. Y él me respondía que eso era para pagar los impuestos y si sobraba algo… pues beneficio.  

Es un método usado desde hace milenios. Pero durante los últimos meses…  He profundizado en los conceptos y temas que rodean a un Plan de Negocio. Y en sus tripas se esconde mucho más de lo que parece. Dado que no soy economista (nunca entenderé porque estudié la Rama Química) tampoco voy a intentar dar clases sobre el tema. Si no compartir mi experiencia sobre este punto en especial. Información técnica hay más que de sobra navegando por la web.

Cuando comencé la búsqueda me sentía como Jack frente a la judía Mágica mutante que llega hasta el cielo. Por más que miraba intentando buscar donde acaba o a donde va no había manera de ver dicho fin. Cuando buscas un concepto en Intenet puedes encontrar de todo, desde personas que opinan (y respeto la opinión aunque no la comparto) de que el Plan de Negocio es un simple formalismo que se rellena de cara a la galería y listo (como si se tratará de un café exprés).

 Para otros es una herramienta que nos permite ver el estado inicial de una empresa y los años próximos. Esta visión me parece más certera. Pero quiero añadir un punto al estilo propio. Nuestra idea es humo y es intangible. No se ve, no se huele ni se la escucha. Nuestro Plan de Negocio es la extensión física de la idea en sí. Es donde dotaremos a nuestra criatura de boca, de ojos y de oídos. A través del Plan de Negocio… nuestra idea nos habla de forma mucho más clara y más concreta.  Conseguiremos ver si en nuestra piscina hay pececitos o pirañas. Tener los planes listos (el de negocio, viabilidad o el de marketing) no hará que nos salga un tercer ojo en la frente ni desarrollará un sexto sentido que nos permitirá ver el futuro y los misterios que se esconden… pero evitará sin duda que nos estampemos de primeras

Sí, todos tenemos un plan… ¿tienes tú el tuyo?

0 comentarios:

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!