miércoles, 6 de marzo de 2013

Hace años, cuando era poco mas que un mocoso solía pasar mis horas en la biblioteca leyendo, que es lo que uno tenía que hacer cuando el fútbol no le interesaba demasiado en la E.G.B, (ese sistema educativo arcaico que sin embargo, visto los resultados de las multiples reformas no estaba nada mal) y devoraba esos grandes y pesados volúmenes. No me refiero a la Espasa Calpe, sino a los comics de Asterix y Obelix junto con la aldea de irreductibles galos. Y hoy ha venido a mi memoria junto con una reflexión.


En estos días que corren... de verdad, me dan ganas de salir corriendo lanzando ese famoso grito de guerra "Por Tutatis, El Cielo se nos cae encima" y buscar refugio bajo una mesa de buen pino o bajo un escudo del mejor acero.
Si, el fatalismo nos rodea por todas partes. Y este fatalismo se contagia y vuela a través de las redes, de nuestro teléfono y nuestra televisión. En estos días tan duros, a nadie se nos escapan las tragedias de otras personas y dependiendo de nuestro grado de empatía puede ser un duro golpe. mas que si nos cayera el cielo encima. Cuando me llegan informaciones de personas que se quitan la vida al ser desahuciadas, no puedo evitar preguntarme con pesar, como se puede llegar a esa situación. ¿Quien ha sido el responsable? ¿Nadie de su entorno se percató del peligro? y millones de preguntas mas que rozan a veces esta naturaleza morbosa que todos tenemos.
Y son estas noticias, las cifras catastróficas del paro o de déficit  los casos de corrupción y de malas gestiones que a día de hoy nos tocan a todos o algún ser querido. Sinceramente, recomiendo que cuando veamos los noticiarios lo hagamos o con una bombona de oxigeno a la vera o con ayudas químicas porque si no.. no veo manera de aguantar el tipo.
Y esto si tan solo nos fijamos en las noticias nacionales. Porque si después de ellas todavía te quedan restos puedes darte una severa dosis masoquista viendo las noticias internacionales y penar por las guerras que se llevan cifras de tres dígitos de inocentes al otro mundo de un plumazo, o los desastres naturales que me hacen pensar que la Madre Tierra esta muy cabreada con sus hijos y ha decidido que ahogarnos o hacer que la tierra se nos trague no es un destino tan terrible como el que nos estamos preparando a nosotros mismos. Y  si ademas tienes preocupaciones Medioambientales y sociales ahora si que puedes sacar toda tu reserva de pañuelos porque no hay tregua.

¿Y como nos protegemos de todo esto? ¿apagamos todo aparato susceptible de lanzar informaciones negativas? ¿nos apuntamos a tropecientas ONG´s para intentar frenar esta marea negra y al menos dormir tranquilos pensando que hicimos todo lo que se pudo? Tranquilos... los medios ya han pensado por nosotros la solución. Cuando todo este mal y lo veamos todo negro el Dios de los Noticiarios nos proveerá con insulsas noticias que desvíen nuestra atención. Podremos hablar de nuevos avances tecnológicos, de la salud de algún monarca o dictador o tendremos media hora de Noticias Deportivas Monotemáticas. Y así nuestra pequeña maquina de pensar se queda dormida y deja de darle vueltas a temas tan espinosos como Nuestro Futuro. Y por supuesto no veremos la necesidad de invocar a Tutatis ni lamentarnos de que el Cielo se caiga sobre nuestras cabezas porque al fin y al cabo estaremos mirando en cualquier dirección menos sobre nuestras cabezas.

0 comentarios:

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!