martes, 9 de abril de 2013

Me enfrento con furia al teclado, aun sabiendo que este no tiene ninguna culpa de las barbaridades que voy a verter en este mi/nuestro/vuestro blog. Y normalmente no suelo poner el dedo en la llaga pero seamos sinceros, aquel que no este sintiendo ira en el fondo de su ser es porque se ha comprado un terrenito propio en la Luna, se ha escavado un agujero que llegue hasta mas allá de la Mesosfera o simplemente vive en una burbuja falta de noticias.
Ahora, cuando todo el mundo estamos AHORCADOS pienso.....

Ayer estaba yo tomándome una tapita con una de mis mejores amigas, cuando nos encontramos con el propietario de uno de los bares de la zona. Y nos contaba algo que ya oímos y vemos por todas partes, que el negocio iba muy lento, que si la gente prefería quedarse en casa a salir a tapear y que nada volvería a ser igual a como era antes. y yo pensé mientras digería los últimos restos de mi tapa... si, hemos tapeado por encima de nuestras posibilidades. Y hemos comprado por encima de nuestras posibilidades y en general hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Les dimos estudios a nuestros hijos en lugares por encima de nuestras posibilidades y conducimos coches, vestimos ropa y nos alimentamos por encima de... ya sabéis.

Pero... ¿Qué ocurre ahora que intentamos adaptarnos a este nuevo panorama? Ahora ya no compramos, ahora cortamos gastos y no consumimos lo que solíamos consumir y vivimos cruzando con el pie o con toda la pierna ese temido "Umbral de la Pobreza"...  Pues ahora somos responsables de que la economía se vaya a la mierda por la vía mas directa. De que las PYMES cierren y la industria realicé despidos masivos  Vamos, que los ciudadanos estamos entre la espada y la pared. Aceptamos los regalos divinos de nuestro dios todopoderoso, El Banco que nos ofrecía dinerito fácil para comprar Maravillosas cositas prometiéndonos facilidades de pago e imprescindibles regalos (como ese juego de toallas).

Pero nuestra indignación crece con la información que nos rodea, vemos que los responsables (los reales, los auténticos) se van de rositas, o a Qatar en su defecto. Siguen con un tren de vida exprimido (o robado por decirlo claramente) a los ciudadanos. Estamos viendo que durante esos años de complacencia que hemos disfrutado ellos... lo disfrutaban mas todavía.

Hace 5 años por ejemplo, ni dios sabia lo que era la prima de riesgo, el bono español, los mercados, la Troika y cientos de conceptos que ahora dominamos como si fuéramos profesores de economía. Y aún así no encontramos la solución. Esperamos y confiamos en que este mal bache pase y... de nuevo podamos cometer los mismos errores que cometimos anteriormente. No porque vayamos a despilfarrar ese preciado bien que es nuestro amo... el dinero. Si no porque esos personajes que nos gestionan siguen siendo los mismos, no han tenido que sufrir lo que nosotros estamos sufriendo a carne viva y por lo tanto no han aprendido. Y entramos en ese circulo vicioso en el que política y economía nos aplastan por todos los lados sin darnos respiro y sin dejarnos ver la salida.

Nos hacen creer que cuando todo va mal, la solución esta en el otro partido político que esta maravillosa democracia nos ofrece... y seamos sinceros, llevamos décadas moviéndonos entre dos perros diferentes con el mismo collar. Y como dice Francisco Villaescusa (amigo estudiante de ciencias políticas)  puede que la solución sea empezar desde cero con nuevos lideres, con nuevas normas y con nuevas políticas hechas para los ciudadanos y no para el enriquecimiento y protección del sistema bancario o político  Y perdóname si sueno revolucionario pero creo muy en el fondo que ya es hora de que el ciudadano gobierne al ciudadano. Porque me niego a creer que todo el mundo sea tan sucio y que no queden principios en la calle. ¿O no?

0 comentarios:

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!