jueves, 19 de septiembre de 2013

Bien, abres la puerta de tu negocio cada día. Ves a la gente pasar por delante de tu puerta. Algunos entrarán. Otros miraran tu escaparate y decidirán en unos pocos segundos si lo que ven les interesa o no. La situación de tu tienda, su decoración, los olores, el trato influyen en las decisiones de comprar o no de estas personas.

Esas personas habitan la realidad que conoces. El mundo material. Donde trabajamos, vivimos y respiramos. Sin embargo, ya sabes que hay otra realidad paralela, que no se ve y no se percibe. Y sin embargo está llena de personas y por lo tanto de clientes potenciales. Estos Clientes se acercan a otros tipos de escaparates, buscan sus comercios favoritos siguiendo otras líneas de exigencia y otro tipo de servicio y pagan de extrañas formas y sin embargo pueden aportar tanto beneficio como el cliente que cruza el umbral de tu puerta.
Con este artículo quiero comenzar una serie sobre ese mundo que no ves (Que a partir de ahora llamaremos con el terrorífico nombre de… REDES SOCIALES)  pero que sabes que puedes (y tienes que explotar).  Y tranquilo, no entres en pánico, va a ser sencillo y fácil y hasta divertido. No hay edad para aprender estos conceptos y estas ideas. Con un poco de mente abierta ganaras habilidades que cada día son más imprescindibles.
Y para empezar quiero mostrarte en un ejemplo, uno de los casos más genéricos:

Los clientes = Maquinas de generar opiniones

Por gracia o desgracia de las nuevas tecnologías, los hábitos de consumo han cambiado. El ser humano se ha vuelto terriblemente cómodo a la hora de realizar sus compras. Pero también muy exigente.
Y no cometas el error de pensar en una persona que se pasa el día frente al ordenador sin apenas contacto social y alimentándose de pizza a domicilio desde años comprando cosas oscuras e innombrables en el aún mas oscuro internet. No. El cliente de las redes es social. Más todavía. Hipersocial.
¿Cómo puede ser que una persona sea hipersociable cuando se pasa horas y horas frente a pantallitas pequeñas de teléfono, medianas de tabletas o grandes de ordenadores? Esto es debido a una de las evoluciones de Internet. Las Redes sociales.
Como bien dice el nombre, es una maraña de hilos que nos permiten sociabilizar con personas con las que en condiciones tradicionales no podríamos hacerlo. Y puedes preguntarte en que puede afectarte que millones de personas se conecten o como puede afectar a tu negocio. Sencillo, la gente comparte todo en las redes. No solo sus últimas vacaciones en el pueblo, o la fiesta del “vetetuasaber” cumpleaños de la abuela.
La gente comparte sus experiencias. Y comprar es una experiencia.  La satisfacción que recibe una persona al adquirir un bien es directamente proporcional al valor del bien que se adquiere. Si compras un coche estarás meses mandando fotos a todas las personas que te han conocido desde que naciste. E incluso lo pondrás en las Redes Sociales.
Pero la insatisfacción que un cliente puede tener al pagar un artículo no va en relación al precio. Es decir, ya sea pequeño o barato el producto adquirido, si hemos sido mal atendidos o si el producto no llega a nuestras expectativas se lo haremos saber a nuestra gente cercana.
Antes de las redes sociales, cuando queríamos compartir una experiencia negativa se lo podíamos llegar a contar de viva voz o grito a una media de 11 personas, que a su vez se lo contaran a otras once personas….
Hoy en día, si no hemos recibido la satisfacción esperada podemos llegar a compartirlo con cientos y miles de personas.
Haz las cuentas, si un cliente sale de tu tienda insatisfecho puede hundir tu reputación y la reputación de tu negocio. Y dado que tú estás de vuelta de lo que ocurre en las Redes Sociales, nunca llegarás a percatarte de este hecho y no podrás ponerle remedio. Los clientes potenciales buscaran otras vías para hallar en tu competencia la satisfacción buscada.

Espero que este pequeño ejemplo te anime a dar el salto y bienvenido al fascinante mundo de las Redes Sociales y si quieres puedes hacerlo de la mano de Almasociales. 

 

0 comentarios:

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!