jueves, 14 de mayo de 2015



No pongas el grito en el cielo.. de vez en cuando me gusta compartir con vosotros otras inquietudes a parte de lo que es el campo social (por algo este blog se llama Almasociales).
Y otra de mis pasiones está en la tecnología. Y hoy me gustaría darle vueltas a un concepto que viene con fuerza: la Convergencia.

Cada mes, asistimos a un avance (si no revolución) tecnológica en el tema de los teléfonos inteligentes. Raro es encontrar un terminal de uno o dos núcleos y cada vez quedan menos quadcore. Asistimos al empoderamiento exponencial de nuestros terminales, tal y como en su día ocurrió con los procesadores de nuestro PC.

Ahora es relativamente fácil y económico hacerse con teléfonos que cuentan con 8 núcleos y 2 gb de Ram. Esto es sin duda un hardware que compite directamente con muchos ordenadores y por supuesto más que suficiente para realizar las tareas del día a día.

Hace un par de años, recuerdo que una marca (creo que fue ASUS) lanzó un teléfono que a su vez se podía integrar en la parte trasera de una tablet, completando la experiencia. La verdad es que este artilugio me pareció una revolución, pero ahora la convergencia va más allá. ¿Y si el dispositivo electrónico más generalizado fuera lo único que necesitamos?.


Esto no es ciencia-ficción. Ya está ocurriendo. La convergencia está sobre nosotros. A día de hoy, existen adaptadores que permiten conectar nuestros teléfonos a pantallas HD (como televisores), conectar teclados, ratones y toda la parafernalia... y el resultado es convertir la TV en una TV inteligente. Existen diversas opciones inalámbricas como Chromecast que permiten que podamos visionar ciertos contenidos de manera simultanea.

Ubuntu Phone parece querer ir un poco más lejos. En esa búsqueda por la convergencia, están desarrollando un sistema por el cual, cuando conectamos el teléfono a una pantalla, la salida que vemos es la de un sistema operativo completo (tipo Linux), en lugar de ver tan solo la pantalla de nuestro teléfono,  que podremos controlar con un teclado y ratón. Aunque en un principio esto no tiene relevancia... Imagina un mundo en el que no tienes que cargar con un portátil. Con tan solo conectar tu terminal tendrás todos tus archivos, tu software, tus configuraciones. Cuando quieras ver contenido multimedia (como los servicios de streaming que cada día proliferan más),  tan solo tendrás que conectar el terminal a una TV o a un proyector.

Y para los jugones.. ¿revolución o apocalípsis? Cuando empezaron a surgir los nuevos sistemas portátiles de Nintendo o Sony, se pensaba que la cuenta atrás para las consolas de sobremesa había empezado. Nada mas lejos.. por una razón, nada es comparable a jugar en la televisión de tu salón. Ahora, si se da el caso de que  los diferentes estudios desarrollen juegos para las plataformas móviles (como ya tienen planeado hacer Square-Enix o Nintendo), y lo explicado anteriormente, nada impedirá que conectemos nuestro móvil a una pantalla, junto con un mando wireless y seguir jugando.

Así que en nuestro bolsillo llevamos simultáneamente nuestro PC, nuestra consola y nuestro centro multimedia. Por cierto.. ¿os gusta el nuevo dock que estoy usando?


0 comentarios:

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!