martes, 3 de mayo de 2016


El tiempo pasa volando. Hace poco menos de un año que escribí mi última entrada "10 cosas que aprendí de la crisis" y esa fue la última entrada.
No, no se me rompió el ordenador, ni fui a parar a una isla desierta sin posibilidad de conexión. Simplemente... me embarqué en otro proyecto. Esta vez, para variar.. no era un proyecto propio. Sino de otra persona.
Uno de mis defectos a la hora de trabajar para otra persona es el exceso de relación con el proyecto que tengo delante.
Esto ya me ocurrió antes (muchas veces), cosa que relato en "De Sanguijuelas y Parásitos". Pero supongo que está en mi código genético porque no consigo arreglarlo.
La verdad es que este nuevo proyecto ha sido toda una serie de clases magistrales, una tras otra.
Reconozco que para bien o para mal, estar tan involucrado en un negocio de hostelería desde el mismísimo principio me ha dado una nueva perspectiva sobre diversos campos de la gestión de un negocio que es tan sumamente diferente a todos las lineas de negocio en las que he trabajado anteriormente. Pero no voy a desglosar todo el aprendizaje que ha supuesto este último año. Me voy a centrar en uno:
Por ejemplo el marketing... No seamos inocentes, el peso del marketing es abrumador especialmente al principio. Y el tiempo no juega a favor. De toda mi experiencia como Community nunca he tenido que desarrollar una imagen corporativa de manera tan veloz, apertura de perfiles y el arranque de estos mismos, logos, web, cartas, menús, tarjetas... Error. Las estrategias de Marketing deberían ser pensadas, repensadas y si es posible volver a pensarlas. Tan malo es hacerlo acelerados como pensar que es algo a dejar para mas adelante. No.
El plan de marketing es la semilla de la que todo lo demás brotará. Hacerlo con prisa no es la mejor forma, y por supuesto hacer un plan de marketing sin tener intención de invertir en acciones de marketing es una estupidez. Pero digamos que tienes a alguien que realiza todo ese trabajo de manera gratuita.. Aún así se requiere de inversión para hacer funcionar las estrategias!!
Sin embargo el desarrollo de marketing hostelero me ha aportado mucha satisfacción profesional pero en este caso me ha proporcionado una visión única al estar dentro del negocio como responsable. No es lo mismo desarrollar una personalidad para un negocio y después marchar a otro proyecto que respirar y ver crecer esa personalidad. Ver como se desarrolla y echa raíces en la mente colectiva de los clientes que día tras día pasan por la barra de ese negocio.
Sea como sea, y dado que estoy un poco oxidado en mi faceta como blogger, no voy a extenderme mucho. A día de hoy considero que este último proyecto esta finito de manera exitosa.
Ahora toca pensar una nueva jugada y ver que nueva mano de cartas me tocan para la siguiente vez. Pero sin duda será una partida muy interesante.
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!